¡SOLO LE QUEDA LA CÁRCEL O EL EXILO! Nicolás Maduro quedó políticamente sepultado…

@DolarToday / May 22, 2018 @ 7:00 am

¡SOLO LE QUEDA LA CÁRCEL O EL EXILO! Nicolás Maduro quedó políticamente sepultado…

Si usted y yo y todos los venezolanos vimos las calles vacías y los centros de votación sin colas, si usted y yo y todos los venezolanos escuchamos aquel silencio casi bíblico que se coló por todo el país y parecía predecir una tormenta, pues obviamente Nicolás Maduro y su grupo de amigos también lo vivieron, lo sufrieron y quizás hasta les hizo temer, aunque fuese por segundos, que su destino se les había torcido de golpe hacia un final impredecible.

Aquella desobediencia letal a acudir a los comicios escenificado por Fuenteovejuna, y cuyo resultado sonaba a derrota hasta en la voz de Tibisay Lucena – tres de cada diez venezolanos presuntamente votaron por Maduro-, modificó también el amanecer del 21 de Mayo, cuando todo hacía presumir que sería el entierro final de la oposición. Porque ni los partidos del Frente Amplio Unido, ni los que apoyaron a Henri Falcón y ni siquiera el pastor evangélico Javier Bertucci, cayeron en la trampa de agredirse entre todos en medio de una inútil discusión sangrienta sobre cómo los abstención favoreció al gobierno o cómo Falcón legitimó a Nicolás Maduro.

Esa estrategia desmoralizadora, que seguramente formaba parte de la artillería de los asesores cubanos o argentinos que habitan en Miraflores para terminar de enterrar al enemigo, pues también ha sucumbido. Y algo que vale oro en política, el optimismo en la oposición anda desatado y, como reza el lugar común, todos sabemos que las victorias unen. Aunque si se quiere ser más sarcástico aún, valdría recordar también aquella vieja conseja fidelista de “convertir el revés en victoria”, algo bien fácil en estos momentos cuando el país opositor se siente partícipe y protagonista de un triunfo inimaginable: a Nicolás Maduro no lo quieren ni en el chavismo profundo.

Y si el Diablo está en los detalles, cabría poner la lupa en lo que será una segura pugna interna al interior del gobierno, donde en una esquina estará el hasta ayer todopoderoso Nicolás Maduro y en la otra aquellos que dentro de Miraflores le han criticado en secreto pero, como dijo un confidente confiable, “lo van a acompañar al cementerio pero no se van a enterrar con el”, adversarios que comenzarán a hacer sus propios planes a y a mirarlo como el gran perdedor, la oveja negra del proceso, el candidato que ni regalando dinero y comida logró convencer a los suyos. El hombre que, a partir de anoche, va a tener que dormir con un ojo abierto y el otro cerrado.

El Cooperante

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*